Plaza Moreno: un hornero construyó su casa en la cabeza de «la primavera»

plaza moreno hornero

Un hornero levantó su vivienda en la cabeza de una de las cuatro estatuas de las cuatro estaciones, dispuestas en Plaza Moreno. Se trata de “La Primavera”, una masónica representación que está frente a la Municipalidad.

Meses atrás, otro de estos pájaros había levantado su nido en el otoño. Casualmente, la construcción del ave coincidió con la estación que se transitaba.

El complejo de estatuas fue esculpido en Francia por Mathurin Moreau (1822-1912) y vendido a la ciudad de La Plata en 1912. Se realizaron varias decenas de copias, algunas de ellas enviadas a Chile. Se instalaron en el centro geográfico de la ciudad 30 años después de que Dardo Rocha enterrara en el centro de la plaza la piedra fundamental.

Originalmente, estaban colocadas en las cuatro esquinas de la plaza mirando hacia el exterior y pintadas de color ladrillo. En 1946, cuando la plaza fue reformada, se colocaron como están hoy.

Sobre Moreau, su escultor, sabemos que nació en Dijon, Francia, y se convirtió en el alcalde del XIX Distrito de París. En 1912 una calle de su ciudad recibió su nombre en su honor.

Puntualmente, la primavera, casa de este atrevido hornero platense, se encuentra cercana a 12 y 51. Es la más joven de las mujeres representadas, y sostiene con  sensualidad una flor con su mano derecha, que ha sacado de un ramillete completo que tiene en la izquierda.

plaza moreno

                                                                                                     Imagen tomada por Javier Cereceda (Instagram)

La primavera de Chile

plazavictoria14

Una copia de la primavera se encuentra en la Plaza Victoria, en Valparaiso, Chile. Se trata de un espacio masónico por excelencia del vecino país, cercano a una sede de una de sus logias. También cuenta con las otras tres estaciones.

En Chile, los terremotos del 8 de julio 1971 y del 3 de marzo de 1985 causaron daños en las estatuas del Invierno y el Verano, respectivamente, derrumbándolas de sus pedestales. Curiosamente, cada sismo atacó a la estatua que correspondía a la estación del año en que sucedió.

Por estas latitudes, la primavera está por llegar.