Hotel Faena: reunión cumbre entre “Mambrú” y “Rata Blanca”

por Federico Valenti.

Diciembre, ese mes que enloquece a la gente. Nuestro equipo de psicólogos aún investiga las fuentes de la neurosis colectiva propia de esta época. ¿Son las fiestas que activan los desequilibrios? ¿La ilusoria fantasía vacacional que está en la cabeza de los argentinos? ¿El exceso de juntadas para verse “antes de que termine el año”? ¿La falta de cobertura psicológica de las obras sociales? ¿La herencia cristiana del subconsciente, de festejar desmedidamente el nacimiento de Jesús?

Sea cual fuere la razón que aviva las fiestas callejeras y los intentos de golpe de Estado, el cambio es notorio. Esa locura se materializa también en la música: atestiguamos desde saludos navideños cantados por Bublé (el marido de Luisana) hasta reuniones impensadas entre próceres melódicos con gorrito rojo. Una de ellas, llegó a reunir a los ex cantantes de Mambrú y Rata Blanca.

El pasado miércoles, como todos los miércoles del año, German Tripel se presentó con su banda en el exclusivo hotel Faena de Puerto Madero. Frente de un selecto grupo de asistentes, en su mayoría bautizados, el ex frontman de la recordada banda Mambrú lució su repertorio de covers de glam rock. Así sucede siempre. Miércoles a miércoles, el “Tripa” entona los mejores temas de Kiss, Guns N´ Roses, Poison, Bon Jovi y Aerosmith, quebrando la temática con algún Creep de Radiohead, entonado junto a su compañera, la actriz y cantante Flor Otero.

En esos selectos ágapes, suelen brillar también, como invitadas, otras estrellas. Como la cantante Twiggy, quien algunas semanas atrás aceptó el desafío de cantar sobre la alfombra roja del bar del Faena.

Pero, esta vez, el titular fue más lejos: el ex cantante de Mambrú, cantó junto al ex líder de la época dorada de Rata Blanca: el mismísimo Adrián Barilari . Quizá este primer título, o “título uno” de portal de rock, sea algo injusto o amarillista. Desde hace años, es un hecho que Tripa es una figura del hair rock local. Y haciendo justicia con el estilo, desborda felicidad y buen humor en su escenario.

Ambos músicos hicieron lo ansiado (e inesperado) por la asistencia: a dueto sonaron los hits “A veces llamo” , de Mambrú, y “Mujer amante”, de Rata Blanca.  Estrellas de los escenarios, recordaron a cualquier desprevenido que, no por nada, todo el país reconoce sus nombres.