A pensar en el clásico

Por Nicolás Grassino. Estudiantes perdió ante el puntero Racing pero cambió la imagen y mostró otra cara. Gimnasia le ganó a Independiente en el Bosque y encontró un buen funcionamiento. Pese a los resultados opuestos los dos llegan a un mano a mano, que cotiza más de lo habitual.

El cierre del domingo encontró a Gimnasia y Estudiantes enfrentando a dos equipos importantes en la ante sala de lo que será el clásico número 179 por competencias oficiales (el 160 profesional en Primera división) por la fecha número 22 de la Superliga Argentina de Fútbol. El Pincha, cayó 1 a 0 en su visita al puntero Racing y el Lobo le ganó por el mismo resultado a Independiente en el Bosque. Pese a los resultados, el funcionamiento de ambos mejoró dentro de una pobre y crítica campaña.

Estudiantes, ya sin el Chino Benítez y con Pablo Quatrocchi como interino, le hizo un digno partido al líder del torneo, en Avellaneda. Más allá de la derrota, el León fue un equipo más incisivo, menos previsible y con amor propio. Salió de la tibieza con la que perdió ante Talleres y Argentinos, para ser un equipo más vertical y determinante. De hecho, pese al gol de Dario Cvitanich en el primer tiempo, los de Coudet jamás estuvieron tranquilos ni pudieron manejar las acciones del juego comodamente. De hecho, sin brillar, el Pincha se encontró varias veces con el arquero Gabriel Arias y el empate quedó en sus manos.

Gimnasia, con Ortíz en lugar de Troglio, obtuvo un gran triunfo contra un rival de jerarquía como Independiente. El Indio, que ya había debutado con un 0 a 0 en Mar del Plata ante Aldosivi, volvió a cerrar el arco propio y golpeó en el momento justo con un golazo de Lorenzo Faravelli. El Lobo fue superior al Rojo: lo dominó, le cortó el circuito de juego y lo lastimó con la velocidad de Comba, Vargas y Tijanovich, más la potencia de Hurtado. Ayala jugó en gran nivel de volante central, Licht y Oreja clausuraron los laterales y ninguno del resto desentonó. Se vio un equipo compacto, ordenado y con momentos de buen manejo de pelota. Con este importante triunfo le sacó 6 puntos a San Martín de San Juan y 8 a Belgrano, para tomar aire en la tabla de los promedios.

Ahora se vendrá una semana especial. El próximo domingo, desde las 17 y en el Estadio Ciudad de La Plata, Estudiantes recibirá a Gimnasia en un partido aparte, pero que está dentro del contexto que atraviesan ambos. Es que, si bien los dos llegan muy parejos en cuanto a nombres y presentes, las pobres campañas (puestos 18 y 19 en la tabla) condimentan al clásico con la posibilidad para el que gane, de tener un cierre de temporada amena y con premio especial. Aunque claro, para el derrotado, la crisis tomará otras dimensiones y lo que continúe será cuesta arriba.