Nuevo laboratorio para la reproducción de anfibios en peligro    


En el predio de la Facultad de Ciencias Naturales y Museo se inauguró hoy al mediodía un nuevo espacio para la cría de anfibios en riesgo de extinción.

1/9/19. La iniciativa fue posible gracias a la financiación aportada por la Fundación Félix de Azara y  Amphibian Ark, y contó con el apoyo de las autoridades de  la Facultad de Ciencias Naturales y Museo de la UNLP, quienes aportaron un contenedor debidamente equipado en el que se instalaron las peceras para la cría de los anfibios en condiciones ambientales controladas.

El proyecto de cría forma parte del programa “CURURU”, que significa sapo en guaraní, y reúne diferentes proyectos orientados a la conservación y rescate de los anfibios argentinos. CURURÚ se enmarca en la Biología de la Conservación, una disciplina científica dedicada al estudio de los fenómenos que afectan el mantenimiento, pérdida y restablecimiento de la diversidad biológica. Surgió en la década de 1980 como respuesta a eventos de disminución en las poblaciones de ciertas especies en riesgo de extinción y al empobrecimiento de los ecosistemas, probablemente como consecuencia de la actividad humana.

En coordinación con la “Iniciativa Meseta Salvaje”, el proyecto en marcha tiene por objetivo asegurar la viabilidad a largo plazo de la “Ranita del Valcheta” (Pleurodema somuncurae), una especie endémica de la provincia de Río Negro, catalogada como “en peligro” a escala nacional y “críticamente amenazada” según la lista roja de la Unión Mundial para la Conservación de la Naturaleza (IUCN), lo cual la convierte en una de las únicas tres especies del territorio nacional con esta categoría.

El objetivo del proyecto es lograr su reproducción en condiciones de laboratorio controladas y de bajo estrés, para luego llevar a cabo un programa de restauración de las poblaciones silvestres, en particular, en los sitios de ocurrencia histórica donde hoy no es posible hallar individuos de la especie. Debido a que en tales áreas existen disturbios antrópicos importantes, resulta prioritario desarrollar allí acciones de conservación orientadas a restaurar el hábitat original y reducir las amenazas a campo. Hasta el momento ya se realizaron con éxito varias liberaciones de juveniles y renacuajos, debidamente marcados para su posterior seguimiento, y se espera restablecer a largo plazo las poblaciones silvestres de esta especie.

En este espacio trabajan investigadores, becarios, tesistas y estudiantes-pasantes de la Facultad de Ciencias Naturales y Museo, que se desempeñan en la Cátedra de Herpetología y en la División Zoología de Vertebrados del Museo de La Plata.